Comprensión de la división de propiedad en su divorcio
LICENCIADOS EN LEYES
shaking hands

BLOG

mayo 27, 2021

Comprensión de la división de propiedad en su divorcio

Divorcio

Property Division Divorce
Comprensión de la división de propiedad en su divorcio

Cada estado maneja la división de propiedad en un divorcio de manera diferente. El estado de Arizona opera bajo una ley de propiedad comunitaria, que crea la presunción de que cualquier propiedad adquirida durante el matrimonio es propiedad comunitaria y es igualmente propiedad de la pareja casada. Sin embargo, ¿Cómo influye esto en un divorcio y cómo ve un tribunal la división exacta de bienes entre dos cónyuges?

Como se indicó anteriormente, la propiedad comunitaria crea una presunción legal de que cualquier propiedad, incluidos los bienes muebles e inmuebles, adquiridos por cualquiera de los cónyuges o conjuntamente durante el matrimonio es propiedad del 50 por ciento de cada cónyuge. La propiedad también puede incluir muchos tipos diferentes de activos. Esto puede incluir bienes raíces, automóviles, negocios, participaciones en la propiedad, inversiones, salarios del empleo, ahorros, cuentas de jubilación, bonificaciones, dividendos, pensiones, botes, arte, joyas y más.

Por supuesto, la división de propiedad bajo la ley de propiedad comunitaria también incluye deuda, lo que significa que cada cónyuge es dueño de cualquier deuda contraída por cualquiera de los cónyuges durante el matrimonio.

¿Siempre se divide en partes iguales?

Muchas veces, en una relación, uno de los cónyuges habrá trabajado más que el otro, y es posible que ese cónyuge haya aportado la mayor parte del dinero que compró o “ganó” la propiedad en cuestión. El cónyuge con mayores ingresos puede intentar discutir porque ganó dinero en la relación. Él o ella es dueño de los activos. Sin embargo, a los tribunales no les importa si uno de los cónyuges trabajó y el otro no cuando se trata de dividir la propiedad. Cada cónyuge comienza en igualdad de condiciones con respecto a la propiedad comunitaria y la presunción de una división equitativa.

La presunción comienza con la idea de que todo debe dividirse por igual, pero las partes pueden intentar refutar la presunción y argumentar que la división no debe ser igual. La carga recae en esa parte para presentar pruebas para refutar la presunción. De lo contrario, el tribunal hará todo lo posible para finalizar una división real y equitativa de todos los activos y deudas.

A menudo, esta división equitativa no es posible, lo que resulta en que un cónyuge reciba más activos que el otro. Para compensar este saldo, el tribunal puede ordenar un pago de compensación, lo que significa que el cónyuge que recibió más activos pagará al otro una suma global de dinero igual a la mitad de la diferencia de valor entre los activos recibidos. No todo se divide completamente por igual, y este pago de suma global es un hecho común, especialmente si uno de los cónyuges recibe la vivienda conyugal o su cuenta de jubilación.

¿Qué se considera propiedad comunitaria?

No toda la propiedad de las partes se considera propiedad comunitaria. Si el cónyuge adquirió la propiedad antes del matrimonio y no mezcló el activo con otros activos matrimoniales, esta propiedad se considerará única y separada. En su mayor parte, se presume que los bienes adquiridos durante el matrimonio son bienes colectivos, a menos que los bienes se adquieran mediante donación o herencia o se intercambian por otros bienes separados. Si un acuerdo pre o post nupcial rige ciertos elementos de propiedad, esa propiedad también se considerará separada a menos que los cónyuges acuerden lo contrario.

Si la propiedad comenzó por separado, pero el cónyuge hizo pagos en esa propiedad separada con fondos comunitarios, un tribunal puede ver esto como una mezcla del activo separado con un activo comunitario, lo que lo convierte en parte de la división de propiedad comunitaria. Por lo tanto, es de suma importancia que los bienes separados permanezcan separados durante el curso del matrimonio. Si las partes mantienen una relación prolongada, puede ser fácil que ese activo que alguna vez estuvo separado se convierta en algo que ambas partes tengan por igual derecho a poseer. 

Un cónyuge puede argumentar que, dado que usó el crédito de ese cónyuge para comprar la propiedad, ese activo se le debe entregar. El tribunal no considerará que esta sea la única prueba para tomar esa determinación, al igual que el tribunal no puede dictaminar que solo porque una de las partes usó el activo la mayor parte del tiempo, él o ella deberían recibir esa propiedad. Se necesita mucha consideración para determinar qué activo o deuda corresponde a qué cónyuge. Si bien esta evidencia se tomará en consideración, es posible que no sea el único factor determinante.

Sin embargo, si se contrajo una deuda principalmente en beneficio de una sola parte,

el tribunal puede considerar esta evidencia para determinar que la parte por la que se contrajo la deuda debe ser responsable del pago. Por ejemplo, si una de las partes solicita un préstamo estudiantil para poder volver a obtener un título universitario o una maestría, el tribunal puede poner esa deuda como responsabilidad del cónyuge, ya que posiblemente él o ella incurrió en la deuda para su único propósito. Si el cónyuge regresó a la escuela para tener una mayor capacidad de ingresos, el tribunal también puede ver esa información como evidencia de que él o ella debería ser responsable del préstamo estudiantil.

Contáctenos hoy

Muchas de estas decisiones se basan en hechos específicos y es importante que el cliente trabaje con un abogado de derecho de familia al preparar un caso para la división de propiedad. Si necesita un defensor fuerte a su lado, es importante que nos contácte hoy para programar una consulta y discutir su caso. Contáctenos al (480) 300-6012.

Compartir esto:
Obtenga una consulta gratuita